Skip to content

DLM habla con el escritor FULGENCIO ARGÜELLES

De “Noches de luna rota” su última novela, y muchas cosas más.

El autor de “El palacio azul de los Ingenieros Belgas” nos regala un nuevo retrato de Peñafonte y sus habitantes, impredecibles y enigmáticos.

Fulgencio Argüelles  (AllerAsturias6 de enero de 1955), es un escritor y psicólogo español. Ha publicado, entre otros, los libros : Letanías de lluvia, Premio Azorín de 1992; Los clamores de la tierra; Recuerdos de algún vivir, Premio Principado de Asturias 2000 ,El Palacio azul de los ingenieros belgas, Premio Café Gijón 2003.. Los clamores de la tierra (Alfaguara 1996). A la sombra de los abedules (TREA 2011) No encuentro mi cara en el espejo (Acantilado, 2014) El otoño de la casa de los sauces (Acantilado, 2018) Y acaba de presentar su última novela: Noches de luna rota (Acantilado, 2022).

DLM:  Su última novela, “Noches de luna rota “(Acantilado, Barcelona 2022) transcurre también en ese universo imaginario creado por Vd. en anteriores novelas como “Letanías de lluvia “y otras, Peñafonte.  ¿Ha creado Vd. este pueblo, como han hecho otros creadores literarios- el “Macondo”, ¿de García Márquez- porque considera el paisaje como un personaje más?

FA: Si, sin duda, claro. Todo responde a la necesidad que tenemos muchos escritores de crear nuestro propio paisaje literario. Y esto, no sólo desde el realismo mágico de García Márquez, sino como también lo han hecho Onetti, Faulkner o por hablar de alguien más cercano, Santamaría o Luis Mateo Diez (con el Reino de Celama).

Yo lo comencé con “Letanías de lluvia”. Configuras un espacio y das vida a muchos personajes. Y luego recurres a él como un caldo de cultivo con asiduidad. Unos personajes que son secundarios pasan a ser protagonistas, y no descarto recurrir más veces a ese universo.

DLM: ¿Tiene Vd. formación musical? En sus novelas destaca la musicalidad del lenguaje. Incluso en los títulos de las novelas (por ejemplo “El palacio azul de los ingenieros belgas”, uno de nuestros favoritos, se asemeja al compás de 4×4. ¿Cómo consigue esa musicalidad?

FA: Yo no lo llamaría musicalidad, es ritmo. Y sí, es verdad que yo cuido el ritmo. Hay veces que doy vueltas a una situación, encuentro las palabras adecuadas para expresarla, pero “no me suenan” bien. Entonces sigo buscando hasta que encuentro palabras que respetan el ritmo. Me parecen que es importantísimo el ritmo para una prosa que pretende ser, en algún sentido, lírica también.

DLM: Afronta la literatura desde la libertad de escribir porque no depende de la escritura para vivir. También desde la libertad en la divulgación, (aquí señalamos el hecho de que lo haga de una forma tan cercana al lector como son las continuas visitas a Clubes y Talleres de Lectura, Bibliotecas y Librerías). Y finalmente, a través de la libertad en la creatividad, pues se basa, conforme a señalado Vd, en la técnica y en la inspiración. ¿Cómo se origina esta creatividad y esta libertad literaria?

FA: La técnica “se le supone”, al escritor, aunque yo diría, más bien, el estilo. El estilo es lo que tardas más en encontrar. Y más empezando tarde a escribir como he empezado yo. El estilo tardas en conseguirlo. Yo, en “Letanías de lluvia” anduve algo perdido, aproximándome al costumbrismo y al realismo mágico, En “Los clamores de la Tierra” cambié completamente de registro porque me pasé a la novela histórica.

Y ya, en la tercera novela, en “Recuerdos de algún vivir”, ahí ya sí que encontré mi estilo. Ya no lo abandoné, lo fortalecí en “El palacio azul de los ingenieros belgas”, y esa es mi manera de escribir. Ese es el estilo, el mío. No sé escribir de otra manera.

Con respecto a la libertad, me la dio la circunstancia. Estoy seguro de que, si yo viviera de la literatura, no hubiera gozado de tanta libertad. Hubiera tenido que entregar las novelas más deprisa, habría que atender condicionamientos de todo tipo y no podría construir los relatos de la forma que lo hago, pausadamente, sin prisas. No quiere decir que los que viven de ella no tengan libertad, por supuesto. Pero yo tengo una que es esta libertad de tiempo. Por ejemplo “El palacio azul de …” fueron seis o siete años lo que tardé en escribirlo. Sin embargo, esta última novela “Noches de luna rota” tardé menos, porque, primero, me coincidió con la pandemia (que eso nos aceleró el tiempo a todos). Y después el universo es el mismo ya construido, Peñafonte que tengo construido y resulta menos arduo.

Fulgencio Argüelles en la Libreria

Letras Corsarias (Salamanca)

DLM: Como en esta revista digital nos dirigimos a las personas mayores de 55 años nos interesaría preguntarle ¿cómo ayuda la literatura a que, a partir de esa edad, no frenemos nuestra actividad ni curiosidad?

FA: Pues precisamente hablando de literatura, en las personas mayores no adivino ningún freno. Yo, por todos los talleres de lectura que voy de España, la tónica es de personas mayores de 55 años y con una clara y numerosa presencia de mujeres. Creo que la gente mayor está leyendo más, ha mejorado su calidad de vida, disponen de tiempo libre y lo dedican a los libros.

Fulgencio Arguelles mayo 2023

Gracias a Fulgencio Argüelles por su amabilidad y cercanía.

Gracias a la librería “Letras Corsarias” (Salamanca).

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »