Skip to content

DLM habla con el escritor Pascual Sánchez Domingo (II)

Pascual Sánchez Domingo (Zaragoza / Daroca) escritor, conferenciante, responsable de los archivos parroquiales del arciprestazgo de Daroca (que integra veintiocho pueblos,) autor de novelas como “Setenta Leguas” y, próximamente de “Feria Sangrienta”, que ya se encuentra en la editorial.

Este historiador y entusiasta de la Comarca de Daroca, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que es un darocense multiocupado: ha coordinado durante cuatro años, -hasta la llegada de la pandemia- charlas periódicas históricas, con carácter mensual, relativas a Daroca y su entorno -“RecuerDaroca”.  También ha participado en múltiples y diversas actividades culturales organizadas en Daroca o en Aragón, como el Festival de “Aragón Negro” y otras.

En la actualidad, además de su intensa actividad divulgativa y literaria se encuentra catalogando y organizando la orfebrería del Museo

Seguimos la entrevista (II)

DLM: ¿Qué nos puede decir del 500 aniversario de la fundación del Convento de las Madres Dominicas y en el que Vd. ha tenido una parte muy activa? ¿Qué supuso para Daroca y para toda la comarca?

PSD: En lo personal yo me he considerado, una vez más, privilegiado, porque me pidieron estudiar la historia de esos 500 años, para elaborar un pequeño libro. Se hizo un “librico” que se presentó a la mitad, aproximadamente, de estos doce meses que se ha estado celebrando: “Madres Dominicas, Monasterio de Nuestra Señora del Rosario. Daroca (Zaragoza) 1522-2022 “, sobre la historia de las Dominicas, con lo cual hube de visitar su Archivo. Riquísimo archivo que tienen las Madres Dominicas en su Convento. Estuve pasando muchas horas con ellas: charlando, haciendo fotos, revisando documentación. Por ello me considero un privilegiado en ese sentido.

 Yo ya les tenía cariño a las RR.MM.Dominicas de antes, porque, en el Convento, además de dedicarse a la vida contemplativa, que es su razón de ser, durante bastantes años, tuvieron además Colegio, colegio femenino. Colegio de pago y colegio gratuito para madres, con educación dominical, e incluso nocturna. Aunque era femenino, en párvulos era mixto. Y yo tuve la suerte de ir, cuatro o cinco años, a ese Colegio. Hasta hace no muchos años todavía vivía una que fue profesora mía, Sor Natividad.

 En fin, que yo ya les tenía cariño a las Dominicas, pero ahora les he cogido todavía uno más grande.

Para Daroca, su presencia ha sido muy importante. Yo las denomino “supervivientes”, porque, cuando llegaron aquí las Dominicas, ya había varios Conventos. Es más, ellas llegaron a un Convento abandonado, de la misma Orden, pero masculino. En esos momentos en Daroca había varias Órdenes: Franciscanos, Trinitarios, Mercedarios. Después de ellas, vinieron otros. Bueno, pues ahora, solamente quedan ellas. Por eso las denomino así. Supervivientes de todos los Conventos, que fueron muchos, que poblaron Daroca.

Pero además son supervivientes de otros muchos Conventos de Dominicas que se crearon en el entorno, incluso del de Albarracín, que fue una Fundación de las propias Dominicas de Daroca, que se trasladaron cien años después a Albarracín a fundar un convento, y que desparecieron en 2009. Yo se lo digo a ellas y se ríen, son supervivientes en todos los aspectos.

 Además, hacen una labor muy importante. Desde el punto de vista religioso se dice que son “el pulmón espiritual” de Daroca. Lamentablemente se va reduciendo su número y me gustaría que su futuro, con las nuevas vocaciones que van llegando, asegure su supervivencia.

DLM: ¿Esta entrevista es para una revista digital de mayores de 55 -a 150- años nos podría dar usted alguna indicación que nos sirviera a los mayores para afrontar esta edad con actividad y con ilusión?

PSD: Lo primero que debo decir es que yo no me considero mayor, aunque tengo 66 años. Y creo que seguirá mucho tiempo sin considerarme mayor. Pero, para el que se considere mayor, yo le aconsejaría, con toda humildad, que haga cosas.

El paso de la jubilación, cuando uno deja de trabajar y entra en ese periodo que parece que te va a sobrar tiempo, puede ser peligroso. Me encuentro con personas que dicen que se aburren. Yo les recomendaría que hicieran algo, que busquen actividades, que realicen ejercicio físico, que paseen, que lean, gracias a la informática se pueden hacer multitud de cosas. Y, si tienen la ocasión y suerte de poder colaborar en alguna Asociación o Parroquia decir, por ejemplo, “yo vengo dos días a la semana a echaros una mano”). Conozco gente entre los pueblos del entorno que, gracias a esas personas voluntarias mayores, ven cómo se cuidan los archivos, atienden los libros o ayudan en Bibliotecas

Y les recomiendo que cuenten cosas a sus hijos, a sus nietos y a otros jóvenes, aunque no sean de su entorno y no tengan que ver con ellos. Para mí, una de las cosas más enriquecedoras que he tenido siempre, cuando era joven, era hablar con la gente mayor, escucharlos. Y con ellos he aprendido casi tanto como en los libros y documentos.
DLM: Unas palabras específicas, si le parece bien, dirigidas a los habitantes de Daroca y a los que le siguen leyéndole.

PSD: Yo escribo habitualmente, en formato quincenal en un periódico, artículos de no más de 600 palabras, sobre temas Darocenses y de la comarca. También escribo, desde hace unos años en una revista de Teruel que se llama “La Tajadera”, temas relacionados con nuestras comarcas. En esta me extiendo más porque su ámbito es un poco mayor.

Para mis lectores, les pido que esperen mi siguiente publicación, que tengan paciencia, que soy autodidacta, en la dedicación a la literatura y a la historia, pero que lo hago con muchísima pasión. Mi próxima novela está ya en la editorial. Se publicará el 4 de enero. Su título será “Feria sangrienta”. Aquí nos trasladamos a Daroca en los comienzos del siglo XX, a un episodio de gran violencia que hubo a finales de la década de los diez, en 1918, concretamente. Sucede entre dos familias gitanas, que llevaban tiempo enfrentándose, y terminaron, de la forma más cruenta, a palos, navajas y pistolas en la Feria de Daroca con consecuencias terribles, de varios muertos, heridos, y montones de detenidos. Yo he recogido la gran cantidad de datos históricos y he mezclado esos personajes reales, con otros, igual de reales pero que, pudieron o no, cruzarse en la vida. Y yo los he cruzado en esta novela. Creo que resultará muy atractiva y amena de leer, será un libro de menos de 200 páginas.

Pascual en la mina

Pues esas son mis palabras para Daroca, ofrecerles esta novela. Porque, además para los darocenses, es una historia bastante conocida. Yo he hablado mucho de ella, incluso en RecuerDaroca, y he dado charlas sobre este episodio. También es bastante conocida porque, el admirado Ildefonso Gil, el padre de la Revista Literatura y maestro de las letras aragonesas, hablo mucho de ella. Incluso escribió una novela relativamente basada en ella, ya que Gil, con 7 años de edad, siendo su padre farmacéutico, tuvo ocasión de conocer al personaje principal de mi novela, el Sr. Ángel, el Gitano. Lo conoció porque tenía una hija enferma e iba casi a diario a la farmacia a comprar cosas, y tenían una relativa amistad. Yo he podido saber la semblanza física del Sr. Ángel, gracias a las descripciones que hacía Ildefonso Gil en uno de sus libros.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »