Skip to content

DLM habla con Elisa Álvarez, autora de “Un viaje a la luna”.

O cómo afrontar la muerte de tu bebé de dos años.

Esta es una entrevista especialmente importante para DLM. Es la búsqueda de sentido a perder a un hijo, a un bebé, a un ser amadísimo.

Cuando la vida nos arrebata la vida de un hijo de dos años, cuando no encuentras sentido a la muerte ni a la vida, ni a nada, es hora de sentarnos y escuchar.

Quizás, por alguna de las palabras de Elisa, alguien, en algún lugar del mundo, cuya alma esté rota por la pérdida y el duelo, pueda levantarse y seguir caminando.

Para Elisa es muy duro hablar de ello, recordar esos momentos tan duros, esas imágenes que le siguen haciendo daño.

Elisa Álvarez : Mi hijo Simón, con dos años y cinco meses de edad, estuvo en parada cuarenta y cinco minutos, después volvió en sí, fué a la UCI y allí estuvo tres días hasta su muerte cerebral.

A raíz de ello, y del dolor insondable que le produjo, en su cabeza surgía una frase :“Un viaje a la luna”. Y decidió que lo mejor sería contar en un cuento, en forma de homenaje, lo que su hijo, Simón, había significado , y significa, para ella y todos los seres que le han querido.

Como una forma de recordarle, de sanar, de darle un sentido a su vida y a su pérdida.

“Un viaje a la luna” está contado en forma de historia vital de Simón, cargada de metáforas y símbolos. Sobre lo que es ser madre, la creación de una familia,la crianza fuerte y pujante de tu hijo, la alegría del crecimiento del pequeño, la enfermedad y el inmenso dolor de dejarle ( y permitirle) partir.

El viaje a la luna de Simón consistió en salir de su amada casita de seda, fortalecer sus alas y llegar al lugar en que, a través del olivo que plantó con sus padres y , acompañado de su amigo Ekhi, pueda comprender,( y ayudarles a ellos a comprender) la amargura de la separación, la posibilidad de crecimiento en la pérdida y la sensación de vida y unión perennes.

Elisa : La pérdida es algo que nunca se afronta completamente, ya que siempre duele. Con el paso del tiempo, el dolor se vuelve más llevadero, aunque algunos días vuelva a ser insoportable. Siempre hablo de mi hijo, nunca me permito olvidarlo. Afronto que ese hecho es parte de mí y, aunque no esté físicamente presente, siempre estará en mi vida.

En el libro, contado por Simón en primera persona, se afronta el tema tabú de la muerte, algo de lo que no hablamos habitualmente y que crea un vacío desasosegante a nuestro alrededor, especialmente si se refiere a niños o seres inocentes. Este es precisamente uno de los objetivos de Elisa, poder abrir a la aceptación, comprensión y naturalidad de nuestro entorno la muerte y, especialmente, a los niños.

Elisa : Lo único que sabemos con certeza en la vida es que la muerte nos va a tocar vivirla, más tarde o temprano. Todos vamos a pasar por ella, es clave enfrentarla en lugar de dejarla a un lado, de huir de ella. Es como superar el miedo a conducir después de tener un accidente. Enfrentar la idea de morir nos ayuda a prepararnos mental y emocionalmente para lo que va a pasar de forma inevitable.

Por ejemplo, cuando una mujer embarazada va a dar a luz, le da miedo lo desconocido. Pero tiene que enfrentar ese miedo, inevitablemente, cuando llega el momento, aunque sea confuso. Este ejemplo demuestra lo importante que es estar preparada para situaciones inevitables como la muerte. La sociedad nos prepara para pérdidas predecibles, como la muerte de personas mayores, pero no para la de personas jóvenes.

Es parte de un tema tabú entre nosotros. En lugar de darle visibilidad y ayudarnos a afrontarlo de la mejor manera posible. Si se nos preparara desde pequeños, como se hace con otros problemas, lo podríamos asumir de mejor forma. Pensar en la muerte no sólo nos da una nueva perspectiva sobre lo frágil que es la vida, sino que también nos ayuda a vivir de una manera más significativa, integrando la muerte como una parte normal de la existencia. En lugar de aplazar nuestros planes y sueños pensando en un futuro lejano, aceptar que la muerte está ahí, nos motiva cada día a realizar las cosas con más intención y aprecio. Saber que la vida es corta y no sabemos cuál es duración nos permite valorar más el momento presente.

“Él vive en mí”

Elisa ha tenido hace poco otro bebé y siempre recuerda a Simón.

Este libro lo puedes comprar en Amazon.

Elisa dedica los fondos que se obtengan con la publicación a la Fundación SEUR, cuyo objetivo es ayudar a la infancia más desfavorecida o marginada, en varias acciones ( discapacidad, falta de recursos, enfermedades, emergencias o crisis humanitarias…).Y, asimismo para el proyecto “Tapones para una nueva vida”, recogiendo esos tapones que tiramos y dejándolos en los contenedores de la Fundación o a los repartidores de SEUR. De esta manera también se ayuda a los niños que necesitan terapias, prótesis…etc.

Si deseas contactar con la autora, puedes escribirle a unviajeala.luna3@gmail.com, donde se pone a la disposición de los padres que hayan sufrido el misjmo duro golpe que ella.

Gracias, Elisa.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »