Skip to content

DLM habla con las empresarias aragonesas y gerentes de alojamiento de turismo rural, Presentación y Anabella Gómez.

Presentación (Presen) y Anabella (Ana) Gómez Gálvez (Daroca, Zaragoza) son empresarias en el medio rural. Una aventura valiente, donde las haya, y que nadie puede dejar de admirar. Dos de nuestras mayores, que hoy nos dan información y testimonio de lo que ello significa. Regentan la Casa Rural Barón de Ezpeleta, en su pueblo de origen, Daroca, desde el año 1996 ( desde finales del pasado siglo, nos amplia Presen). Sirva esta entrevista para reflejar la pujanza y valentía de los empresarios autónomos en nuestra España rural.

DLM: Esta empresa de hostelería rural no es el primer negocio que Vds. han tenido, ya que antes han tenido diversos negocios y/o empresas. Son unas empresarias polifacéticas, hechas a si mismas, que han ido adaptando a los tiempos su actividad empresarial.

PYA: Efectivamente, nuestro padre ya fue empresario antes que nosotras, fue el propietario del Cine Teatro Cervantes durante 32 años, y todos sus hijos colaborábamos con él. Nosotras, además, hemos tenido Salón de baile. También una zapatería, de gran lujo, que no había otra tan hermosa desde Valencia a Zaragoza.


DLM: ¿Cómo es regentar una Casa Rural en Aragón? ¿Supone un gran esfuerzo, es un negocio atractivo? .Vd. Anabella, que es, además, presidenta de CASATUR (Asociación de Turismo Rural de la Comarca de Daroca, Calamocha, Cariñena y Calatayud), nos puede dar una visión global del alcance del turismo rural de esta zona de Aragón.

PYA: No es difícil. Es un negocio que, además, es muy agradecido, se conoce muchísima gente, vienen de todas partes, de España y del extranjero, y eso te permite adquirir muchas vivencias y cultura. Intercambiamos historias y experiencias de sus países y del nuestro. Estamos muy contentas de nuestra empresa y de las personas que la hacen posible,acudiendo al turismo rural de nuestra comarca.

DLM:Vds. que, a lo largo de tantos años en Daroca, han visto transformarse al pueblo, gobernar a varias corporaciones, y han tenido varios negocios, dirían que, como mujeres empresarias y autónomas, merece la pena el esfuerzo de construir y luchar por tu empresa en la España rural, en este caso, por mantener una Casa Rural?

PYA: Sin lugar a dudas y a todos los efectos. En este sentido no es que seamos optimistas, es que somos realistas. Vale la pena, tanto en lo personal, como en lo económico, como en lo social y también en el objetivo de crecimiento en general. Si es un negocio que exige entrega, pero merece la pena. Fue un gran esfuerzo transformar esta casa, éramos unas peonas más, trabajando. Trabajábamos al máximo, codo con codo con los albañiles, las horas del día que hicieran falta, todas eran pocas para dedicarle a nuestro objetivo : preparar la casa rural. La reconstruimos entera, de los cimientos al tejado, de norte a sur y de este a oeste.

Para restaurar la casa se necesitaba bastante dinero y no lo teníamos. Lo suplimos con ganas de trabajar. No nos quedaba otra que ser unas peonas más, las dos. Así podíamos hacer más y más aprisa lo que teníamos en mente, si ayudábamos a los obreros la obra avanzaba a otro ritmo.

DLM ¿Se han encontrado con más dificultades por ser mujeres, o por ser personas mayores, en el desarrollo de su vida de trabajo?

PYA: No, en absoluto (Anabella). Bueno, alguna si. (Presentación). Bueno pocas. Alguna si que hemos encontrado, pero les hemos convencido (risas). Por ejemplo, el albañil nos decía:” es que esto así no se puede hacer, que esto se hace la risa, cómo vamos a hacer esto así, yo esto no lo voy a hacer”. Le decíamos: “Tú hazlo y verás como queda”. Cuando acabábamos de hacerlo, se sorprendía y nos daba la razón. Nosotras sabíamos desde el principio lo que queríamos hacer.

Casa Rural Barón de Ezpeleta. Daroca (Zaragoza- Aragón -España)

Nos gusta mucho la decoración y, cuando pensamos en cómo queremos decorar o realizar algo, desde una habitación, a una casa, o un piso o un entorno, lo que sea, lo vemos en nuestra imaginación antes. Lo tenemos en nuestra cabeza claramente antes de hacerlo. Como si tuviéramos una película de lo que queremos luego plasmar. Lo vemos, decimos: “aquí ponemos un cuadro, aquí una ojiva, una estantería”. Muchas veces los trabajadores que reconstruian con nosotras la casa, no lo veían y lo ponían en duda. Pero, al final, les convencíamos y salían encantados del resultado.



DLM: Tienen ustedes una maravillosa familia con hasta 25 miembros, con la que se reúne siempre que pueden, en su preciosa casa. Para unas empresarias, como para cualquier ser humano, ¿el apoyo y el abrigo de la familia y de los amigos es esencial?

PYA: Ya lo creo, absolutamente. Si tienes ayuda las cosas llegan a buen puerto. Si te sientes arropada, puedes hacer muchísimas más cosas.

DLM: Vds. son habituales de los programas de entretenimiento, restauración y otros de revistas y televisión locales y nacionales. Fuimos testigos de cómo cocinaban desde la terraza de su casa para la televisión de Aragón, al mismo tiempo que permitían que se ofrecieran las vistas y entorno de Daroca y hablaban de la gastronomía del pueblo y comarca.

PYA: Si hemos hecho varias intervenciones en televisión y otros medios. Transmitimos en “La Repera” la “paella a lo pobre” en la televisión de Aragón. Los mismos que hacían “La pera limonera”. O en el programa “Zarrios”. Hemos aceptado todas las propuestas que nos han hecho siempre, para difundir de forma desinteresada, la gastronomía y los productos de Daroca y nuestra comarca.


DLM: ¿Qué dirían que es Daroca para ustedes y para las personas que vienen a alojarse en su casa?

PYA: Nosotras diríamos que Daroca es uno de los pueblos, bueno, mejor dicho, Ciudad (puesto que ostenta ese título) más bonitos de España. Por su inmensa Historia, la enorme cantidad de monumentos, el paisaje y el entorno naturales en el que está. Nosotras hemos estado, salvo unos meses que vivimos en Sevilla, cuando falleció repentinamente nuestro hermano, toda la vida en Daroca. Esos momentos ,en que un accidente le quitó a nuestro hermano la vida, nos aplanaron, fue una gran tragedia. Nos fuimos a Sevilla, con una prima, y allí, poco a poco, recobramos las ganas de vivir. Y decidimos afrontar la vida de nuevo en Daroca, y con valentía. Así que volvimos, y recomenzamos.Todo el resto del tiempo lo hemos pasado en Daroca. Por eso sabemos que es un pueblo que se lleva en la sangre.

Las personas que se alojan en nuestra Casa Rural nos dicen que les encanta, se asombran de la belleza que tiene, y también de la vida cultural que tiene el pueblo. No es cosa de ahora, es una tradición en Daroca el desarrollo y cómo se involucra la población en defender su cultura, sus costumbres y todo lo que hace que Daroca sea como es.

DLM: ¿Cómo les gustaría que recordaran su labor y su presencia en el entorno de este pueblo de Daroca?

PYA: Lo que más nos gustaría es que digan que hemos demostrado querer muchísimo a Daroca. Y a nuestros semejantes.

DLM: ¿Alguna idea y consideración que deseen dirigir a las personas mayores como Vds., para afrontar su vida en la actualidad? ¿Algún consejo para que se mantengan como Vds., guapas, juveniles e insertos en la sociedad, manejando negocios, informática y estando al día?

PYA: (Risas). Bueno, en nuestra opinión, creemos que hay que ser valientes, animarse. Jubilación no significa inacción, no dejas de hacer cosas. Al contrario, puedes hacer más cosas, las cosas que, de joven, no hemos podido hacer. Es la verdadera oportunidad para llevar a cabo los proyectos que, por trabajo, hijos y las responsabilidades, no hemos podido hacer.

Como consejo : que no se queden sentados delante de la televisión todo el día, que anden, se muevan, hagan deporte e incluso trabajen en las cuestiones de alrededor. Que realicen cursos de Internet, porque los que no usan Internet están perdidos en muchos sentidos. Internet no es difícil. Al principio decíamos que había que tener mucho cuidado, que cualquier equivocación con el ordenador y se borraba toso…pues no, hay que probar, ensayo y error. Todo el rato. Y se va aprendiendo. Que se metan en informática, que se actualicen, que no les metan miedo. Que no piensen que tienen muchos años y ya no lo pueden hacer. Los años no son una dificultad, y lo decimos nosotras. Hay que pensar menos en los años y más en hacer, hacer y hacer lo que deseas.

Las tecnologías nos han metido miedo, y les han cogido miedo las personas mayores. No hay que tener miedo, tocas los botones y llegas a aprender lo que necesitan. Nosotras siempre nos hemos adaptado desde el principio.

En cuanto a la Ciudad: Daroca es una maravilla, un paraíso. Nosotras podríamos estar en cualquier parte, pero estamos aquí porque amamos con todo el corazón nuestra ciudad. A ver si, entre todos la levantamos, y levantamos el ánimo. Todos, jóvenes y mayores, a trabajar y  a restaurar lo que se nos rompe. Que se rompe un trozo de muralla, se arregla como sea, aunque sea con los dientes.

 Y que, entre los jóvenes (que los hay muy involucrados y con ganas de seguir a las personas mayores que les guíen) y los mayores, nos unamos y trabajemos entre todos para que Daroca sea lo mejor del mundo.

En Daroca 2022.

CASATUR : casatur@ecoturismoaragon.com

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »