Skip to content

Javier Marías en “El hombre sentimental” : ” [Dormir] es una suspensión de las necesidades vitales, la analogía más próxima a la muerte”.

Después de cuatro meses de su muerte, Javier Marías,y cómo homenaje póstumo, releemos sus libros.

Releer sus libros una vez que Vd. nos falta, volver a leerlos sabiendo que ya no está, sentir el hondo vacío que hay entre sus letras y lo que significan cuando Vd. ya no las habita y no esperamos otras nuevas. Entonces es cuando comprendemos algunos significados ocultos de su escritura para nosotros. O, para ser más exactos, significados diferentes a los que tenía cuando Vd. vivía y se reía y hablaba en las entrevistas. Y eran significados, intenciones, pensamientos, cuyo alcance Vd. ya conocía y nosotros, todavía, no. Y la luz focal de su ausencia nos acentúa la importancia de los términos.

El sueño y su hermanastro La Muerte

 Nos ha pasado, por ejemplo, con este párrafo de “El Hombre sentimental”. En el que el protagonista prefiere estar solo a la hora del sueño, estado que asemeja a la hora de ser abandonado, de no negarse. Y en ese momento “ estaría perdido si le sucedía algo malo”.

“Por eso quizá es mejor que esté solo, para que no exista la posibilidad de no negarme ante nadie ni de no luchar con nadie. Sin embargo, junto a mí casi siempre ha habido alguien, y uno de mis últimos pensamientos antes de cerrar los ojos era que nadie, ni siquiera Berta que yacía a mi lado, velaría de verdad mi sueño, y que durante ese prolongado estado de desprevención y olvido estaría perdido si me sucedía algo malo. No es que Berta me descuidara (me daba las buenas noches y un beso de despedida), pero estaba incapacitada para comprenderme en mi sueño o comprender mi sueño. Es aterrador cómo las personas son abandonadas, con toda naturalidad y la conciencia absolutamente tranquila de los demás, a unas larguísimas y azarosas horas en las que se da por supuesto que no necesitan nada porque duermen, como si el dormir fuera en efecto lo que han gustado de decir tantos literatos: una suspensión de las necesidades vitales, la analogía más próxima de la muerte”.

El sueño es aquí, para Marías, la analogía más próxima a la muerte. Si, conforme a lo que señalan los últimos descubrimientos científicos, el cerebro, al morir, se equipara al sueño en sus patrones de ondas rítmicas e incluso en otros constantes, no es de extrañar que, también en otras artes, como la pintura, se considere así ( ver ” El sueño y su medio-hermano, la muerte”, del prerrafaelita John William Waterhouse). La diferencia entre la Muerte y el Sueño es un tema interesante que se ha tratado desde diferentes disciplinas: en pintura, en literatura, en psicología, en medicina y sin duda esta obra de Waterhouse refleja a la perfección la similitud entre morir y dormir.

Los dioses Hypnos ( Sueño ) y Tánatos ( Muerte) eran hermanastros y cada noche decidían quién, de entre los hombres, iría con cada uno de ellos.Así de decisivo y fatal era su juicio. Y de similares apariencias eran sus funciones. De tal manera que cuando alguien estaba dormido parecía muerto.

La forma en que Javier Marías nos recrea esta semejanza es magistral : Es un “no negarme ante nadie ni de no luchar con nadie”. Y en “ese prolongado estado de desprevención y olvido estaría perdido si me sucedía algo malo“. De tal manera que el sueño se convierte en una antesala abrumadora : “Es aterrador cómo las personas son abandonadas, con toda naturalidad y la conciencia absolutamente tranquila de los demás, a unas larguísimas y azarosas horas en las que se da por supuesto que no necesitan nada porque duermen, como si el dormir fuera en efecto lo que han gustado de decir tantos literatos: una suspensión de las necesidades vitales, la analogía más próxima de la muerte”.

Y así es cómo entendemos el significado de ese sueño, en ese preciso párrafo, en el que descubre el deslizamiento mítico, y físico, y fácil e inevitable desde la antesala del sueño al de la desaparición inesperada.

Que fue lo que sucedió a nuestro mágico y profético intérprete de lo desconocido, Javier Marías.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »