Skip to content

ENTREVISTA A D. FERNANDO BALLESTIN SERRANO

12/08/2022

Fernando Ballestin, escultor darocense, vocacional y autodidacta, nos habla de su afición escultórica y de cómo un mayor puede desarrollar en libertad su inspiración.

DLM: ¿Cuándo empezó a realizar escultura en piedra y qué supone para Vd. poder expresarse a través de sus obras?

FBS: Empecé cuando tenía aproximadamente 25 años. Pero no pude seguir porque tenía que trabajar, he sido albañil, he trabajado en la construcción y dejé esa afición de esculpir la piedra. Y ahora, con la jubilación a los 65 años, retomé esta ilusión por la escultura, de forma autodidacta, por mi propia necesidad de plasmar en piedra mis ideas.

DLM: ¿Qué es lo más fácil y lo mas difícil a la hora de expresarse a treves de la piedra? ¿Qué precisa para hacerlo?

FBS: Para mi resulta fácil, trabajar en piedra. La piedra puede ser complicada, aunque para mi no lo sea. Se trata de una materia dura, y pesada, pero frágil al mismo tiempo. Además de frágil, es ligera cuando se la conoce, pero hay que adaptarse a ella. Siento que, cuando trabajo la piedra, tengo una satisfacción total, disfruto. Si no, no lo haría. Solo preciso encontrar la piedra adecuada y trabajarla, con cincel, con sierra mecánica, o como lo pida ella.

EXPOSICION ESCULTURAS

FERNANDO BALLESTIN

DAROCA AGOSTO 2022

DLM: ¿Cree Vd. que la edad influye en la obra de un artista?

FBS: Yo creo que la edad ayuda. Cuando el artista es mayor, tiene más experiencia y es más fácil el entendimiento con la obra. La experiencia ayuda y, en mi caso, sustituye la formación académica, soy autodidacta.

Es muy difícil aprender por uno mismo, sin ayuda de los demás. Sin ayuda de los demás no sabríamos siquiera andar. Lo que ocurre es que, para mí, que lo he hecho por mi cuenta, he aprendido por lo que he visto, por la práctica y por la ilusión.

DLM: ¿Qué consejo daría Vd.  a las personas mayores para mantenerse activo, como Vd.?

FBS: Que se líen a trabajar en lo que deseen, que no piensen en los demás. Que piensen en lo que desean para sí mismos. Creo que, si estas esculturas que he hecho yo, no fueran para mi propia satisfacción, sino para comercializarse, o para agradar a los demás, no serían así. Pensaría en lo que le gusta a la gente, o en lo que se vende mejor.

Y creo que en la expresión del arte hay que dejar a un lado el aspecto económico. Y luego, los que practicamos el arte por el arte, nadie nos impone nada. Nadie nos obliga. Es muy diferente: soy yo quien me enfrento a la materia. Y hago lo que tengo que hacer, sin pensar en dinero. Solo en lo que creo que debo hacer.

La exposición de algunas de sus esculturas se puede disfrutar en el precioso y luminoso espacio cedido por La Posada del Almudí (Daroca ), en este mes.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »