Skip to content

LA OLA DE CALOR Y LA PARALISIS SOCIAL

La ola de calor, sucesivas olas, de este verano, nos han dejado exhaustos. Las temperaturas han subido por encima de 40 grados y las mínimas no bajaban de 20.

Los aires acondicionados y los ventiladores solo han podido paliar la sensación, otra vez, de angustia, indefensión y parálisis.

 Lo peor que hemos podido hacer es tener un pisito soleado y sin aire acondicionado. Si encima estás en fiestas, aún peor.

Creo que las olas de calor son olas de horror.

Tenemos un precioso país en el que, año por año, no nos preparamos para nada. La previsión, el pensar en el futuro o en los demás, el poner remedios a lo que puede llegar…no va con nosotros.

Vivimos al día, soportamos estoicamente lo que llega, culpando a quien sea (el clima, el agujero climático, el ruido que hace el vecino, los petardos en las fiestas y que las paredes no sean aislantes.).

Y volvemos a pasar calores insoportables en la próxima ola que venga.

Igual que en la vida …Aguantamos los que ocurre, día tras día, callados, pensando solo en que no nos pille de nuevo el COVID .

 La ola repetida de la improvisación.

dig

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »