Skip to content

LOS MAYORES AHORA. Importantes, pero no tanto.

Hay algo que está cambiando y eso lo notamos. Nunca ha habido tantas entidades, fundaciones, noticias, programas, revistas e ideas dirigidas a los mayores de 60 años.

 Será que la sociedad está empezando a despertar del sueño de la negación y acepta que somos un alto porcentaje de la población. Más de 9 millones en España, un segmento de la población importante, en crecimiento y, lo que es más novedoso: en vigor, en pleno vigor.

No hace falta ir a un centro de día, a una residencia o a los bancos de la Renfe.

El mayor ya está insertado en todos los engranajes sociales, y su importancia silente pero creciente, es cada día más notoria.

Estamos en nuestros trabajos (asalariados o autónomos), en proyectos vitales (Universidades de la Experiencia, cursos de actualización, adaptaciones digitales). Seguimos cuidando de los nuestros (bien como cuidadores de personas con diversas necesidades, o como abuelos y padres que apoyan a sus familias, o como voluntarios con terceros).

Seguimos siendo un segmento que utiliza, compra, consume y disfruta de los bienes de servicio.

Que vive, atiende, disfruta y paga con sus impuestos todo lo que la sociedad ofrece.

Pero nada de esto importa ante la clara imposición de esa plaga que se ha dado en llamar edadismo, y de la que nuestro entorno no se dá cuenta, pero aplica inmisericordemente.

Se nos considera un colectivo al que mimar, porque es importante para cualquier resultado, sea empresarial, político o social, pero al que no se trata como adultos.

Solos importamos como objeto de consumo o como votante agradecido, pero no para tenernos en cuenta a la hora de elaborar las leyes, de tomar las decisiones que nos afectan y comprometen nuestro presente y nuestro futuro.

Sí, nuestro futuro, porque tenemos futuro, en contra de lo que muchos creen, que nos miran como el que mira a un mal necesario.

Es hora de levantarse y luchar por ello, o seguiremos viendo como otros, a veces jovencísimos, desconocidos y desconocedores de nuestro mundo, legislan sobre los derechos que afectan principalmente a mayores : desde la eutanasia a la segregación digital; desde los nuevos modelos de residencias a cuantas dosis de vacunas nos ponemos. Desde el testamento legal al vital. Desde la capacidad a la discapacidad.

Quizás debamos pensar en nuestra propia organización, además de la de nuestro entorno inmediato. Y es AHORA. Nos necesitamos.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »