Skip to content

UN AÑO DE COVID. ALGUNOS APUNTES PARA LA ESPERANZA

Marzo de 2021. Ya llevamos un año conviviendo con una pandemia causada por el virus Covid-19. El pasado 14 de marzo de 2020 el Gobierno decretó el estado de alarma en todo el territorio nacional por un periodo de quince días, para afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus -COVID-19- en España. Estado de alarma que se ha ido prorrogando y modificando en cuanto a ámbito, duración y medidas coercitivas y protectoras…conforme a la evolución de la pandemia.

Desde entonces la sucesión en cascada de consecuencias nos ha superado. El número de fallecimientos (más de 65000 en estos momentos conforme a los datos oficiales), la velocidad de la propagación, la falta de tratamientos, el desconocimiento en su evolución, etc., ha dejado un país exhausto y al borde del colapso sanitario, económico y social. 

Algunos números, fríos números, nos demuestran el desafío ante el que nos encontramos los mayores: Más del noventa y cinco por ciento de los fallecidos en nuestro país son mayores de 60 años, la tasa de mortalidad además, se dispara en los mayores de 70 años. En este mes, se ve una evolución diferente, el perfil del contagiado por Covid ha cambiado y dejado atrás a los mayores de 60 : Hoy, la mayor proporción de casos de COVID-19 se produce en el grupo de 15 a 59 años (68% del total), con la franja de 15-29 años como la más representada, con un 22% de los casos (hasta mayo, esa franja suponía apenas un 6%).

APUNTA LA ESPERANZA…Un año después, hay algunos apuntes de esperanza. Ha comenzado el proceso de vacunación (con las vacunas que existen en la actualidad, Pfizer, AstraZeneca, Moderna).

La pandemia está siendo ahora menos letal en la franja de mayor edad. Bien sea porque las dos primeras “olas” se cebaron en los más desprotegidos, porque los protocolos y tratamientos están siendo muchos más rigurosos en las residencias de mayores y en el entorno familiar y social a medida que se conocen los mecanismos de contagio, o porque ha comenzado la vacunación en centros residenciales de mayores, su personal asistencial y franjas de mayor edad como prioridad epidemiológica. Nuestros mayores están en un momento si no bueno, algo mejor que al principio.

De momento, una conclusión: estaremos alertas, expectantes, nunca más debemos ser los mayores el sector abatido de infantería, el conejillo de indias de la incompetencia política y administrativa o de las deficiencias del sistema sanitario.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »