Skip to content

UN INVIERNO DIFERENTE (y mejor)

¿Cómo hacer que un desastre como el que estamos viviendo se convierta en oportunidad para nosotros?, ¿que el aislamiento familiar, la ausencia de contacto social, la falta de seguridad y de fiabilidad en el futuro inmediato se trueque en un motor de fuerza para nosotros, los mayores? 

Estas preguntas se las están haciendo -y con los agravantes económicos, familiares y de futuro en general que conllevan- otros sectores de la población. 

Como antes y como siempre, la solución está en nosotros. No se encuentra fuera -no hablamos de cuándo, cómo y en qué ola se finalizará la pandemia o se generalizará la vacuna, que también- sino en lo que nuestro interior nos reserva para estos momentos de crisis, confusión y miedo.

Es la esperanza la que debe hacernos creer que, en medio de esta tremenda dificultad, hay una gran oportunidad: la que nace de nuestro interior

De la fuerza con la que decidamos salir adelante, cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros semejante más próximos -una llamada, un mensaje, un pequeño regalo al que está solo o lejos-. De nuestro propio compromiso para dejar la forma de hacer del pasado -consumismo, individualismo y otros “ismos”- y volver a lo que nuestros abuelos nos enseñaron: la lectura, la conversación -on line, ¿por qué no?-, la meditación, el autocuidado, el amor a la naturaleza, el ahorro de palabras y la inversión en amor, la compasión y la comprensión.

Podemos crear un invierno diferente en el que nuestra voluntad se imponga a la desolación de la pandemia.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »