Skip to content

UNA TARDE EN EL PARQUE

En principio los parques son, por definición, de los mayores y los niños.

¡¡¡Pero…no!!! O, al menos, no solo de ellos.

Me siento en un precioso banco de madera, a la sombra de un plátano. Es un miércoles, día laborable donde los haya. Y son las 11 de la mañana. El café “takeaway” descansa a mi lado y mi libro ilumina sus letras al abrirlo con el sol de mediados de junio.

Una chica con paso ligero y su bebé en brazos camina y se sumerge en los rosales. Está enseñando a su hijo a oler las rosas.

Un hombre de mediana edad pasa jadeante, seguramente después de hacer los 10000 pasos diarios recomendados. ¿Teletrabajará? ¿Estará en ERTE?

Varios militares jóvenes se sientan un poco más lejos , ríen y bromean.

Un operario del parque desbroza el parterre alrededor de la casa de pajaritos.

El y ella, 16 o 17 años se sientan lejos, detrás del paseo. Algo enfadados, lo justo para poder arreglarse a besos, risas y suspiros.

Un pavo real me mira con serenidad, reconociendo en mi a un compañero tranquilo.

dig

Un hijo mayor, seguramente padre e incluso abuelo, empuja la silla de ruedas de su madre. Se para y, de pronto, la abraza por detrás. Tanto tiempo sin verla, ella en la residencia. Ella se seca las lágrimas. No hablan. Se paran al sol.

Mira tu parque, la vida crece a raudales en él esta primavera tan especial de 2021.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Artículos relacionados

Quien quiera saber, a Salamanca a aprender.Y si eres mayor, la Universidad de la Experiencia es tu lugar

𝗟𝗼𝘀 𝗺𝗲𝗷𝗼𝗿𝗲𝘀 𝗮𝗹𝘂𝗺𝗻𝗼𝘀 𝗱𝗲𝗹 𝗺𝘂𝗻𝗱𝗼, 𝗹𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗘𝘅𝗽𝗲𝗿𝗶𝗲𝗻𝗰𝗶𝗮. 𝗖𝗼𝗻𝗰𝗿𝗲𝘁𝗮𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲, 𝗲𝗻 𝗹𝗮 𝘀𝗲𝗱𝗲 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗨𝗣𝗦𝗔 ( 𝗨𝗻𝗶𝘃𝗲𝗿𝘀𝗶𝗱𝗮𝗱 𝗣𝗼𝗻𝘁𝗶𝗳𝗶𝗰𝗶𝗮 𝗱𝗲 𝗦𝗮𝗹𝗮𝗺𝗮𝗻𝗰𝗮), 𝗹𝗼𝘀

Leer más »